Tamaño letra:

Tomado de:

¿Sabe usted orientar el uso de las notas de clase y de la literatura docente? Algunos consejos para estudiar mejor

Autora: Dra. Margarita Silvestre Oramas y Dra. Marta Martínez Llantada

¿Cómo tomar notas de clase?

En relación con esta pregunta todos los maestros tienen experiencia personal, ya que han tratado, en general, de ayudar a sus alumnos, enseñándolos a tomar notas de clase.

Primeramente se hará referencia a que el alumno debe comprender la razón por la cual puede serle útil tomar notas de clase, de forma que tenga una disposición favorable ante la toma de notas y que aprenda a tomarlas y a obtener un buen provecho de ellas.

Seguidamente se plantearán algunos aspectos cuya consideración puede ser de utilidad, tanto a los maestros para el desarrollo de sus clases, como para las orientaciones que se den a los alumnos acerca de cómo tomar notas de clase

Tomar notas de clase útiles impone una constante atención, por lo que oír la clase cómodamente, abandonado en el asiento, no favorece la concentración necesaria para la atención.

Es necesario mantenerse sentado atentamente donde se pueda oír y ver bien al profesor, ver la pizarra o el lugar de proyección, o donde el profesor vaya a realizar demostraciones como parte del proceso de la clase.

Tomar notas de clase no quiere decir escribirlo todo, escribir y escribir sin meditar, sin comprender, ser esclavo de tomar notas de todo lo que explique el maestro no es la cuestión; se trata de seleccionar lo necesario, en cuyo proceso el alumno se va adiestrando con la ayuda del maestro que lo enseña hasta lograrlo,

Es muy difícil escribir todo lo que dice el profesor y comprender bien la clase. Es necesario seleccionar lo más importante y procesar la información. En la medida en que el profesor va desarrollando la clase, se deben tomar las ideas esenciales, lo más importante y tratarlo de escribir en la medida de lo posible con sus palabras, a no ser que se trate del enunciado de una ley, de una definición que sea necesario fijar con exactitud.

Lo más difícil en la toma de notas es precisamente seleccionar y procesar lo esencial, pero además, estas habilidades no las adquiere el alumno de hoy para mañana, requiere adiestrarse para lograrlo. La ayuda del maestro 0 profesor es fundamental en este propósito. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros alumnos a adiestrarse en seleccionar lo esencial y tomar las notas necesarias?

En primer lugar, el alumno debe estar informado del contenido de la clase, saber de qué se está hablando, sobre qué se está trabajando. Cada parte nueva debe tener su título o subtítulo que ayude al alumno a ubicarse en el material de estudio. Estos

títulos deben escribirse en la libreta de notas y a continuación del título lo que le corresponde como aspectos esenciales del contenido.

El hecho de precisar el título ayuda al alumno a ubicarse en el momento de la clase

y durante el estudio; a buscar el contenido de estudio en el libro de texto, o en el  libro de consulta.

Seleccionar lo esencial y plasmarlo en una nota requiere aprender a hacerlo. En tanto los alumnos no estén muy bien habituados a ello, es necesario indicar directamente las ideas esenciales, auxiliarse del pizarrón, hacer un cuadro, un esquema, realizar preguntas de lo esencial, de forma que el alumno capte las ideas fundamentales y estas sean el contenido principal de sus notas.

Es importante acostumbrar al alumno a preguntarse qué es, por qué, cómo tuvo lugar, inducirlo a encontrar nexos causales entre los objetos y fenómenos.

Exigir al alumno que explique y demuestre los fenómenos que estudia, propicia que se desarrolla la habilidad de encontrar las relaciones y nexos causales entre los fenómenos, de expresar lo esencial.

Es necesaria la labor del maestro para enseñar a los escolares a reconocer la causa y el efecto, para lograr que el escolar llegue realmente a comprender y a exponer

1o esencial, para lo cual debe saber explicar o demostrar verbalmente cómo utilizar y aplicar los conocimientos.

Existe estrecha relación entre la metodología utilizada por el maestra o profesor en la clase y el desarrollo de sus escolares. Esta en gran medida influye en la actitud y capacidad de aprendizaje de sus alumnos y se manifiesta en la posibilidad de seleccionar las ideas esenciales, y relacionarlas con los conocimientos antes adquiridos.

En este proceso, la acción práctica del escolar con en conocimiento es muy necesaria, tanto para facilitar la comprensión como para valorarla.

En la medida en que se va logrando en el escolar el desarrollo de las habilidades básicas para un aprendizaje exitoso, su actividad se va haciendo más independiente, y la labor del maestro transcurre con más facilidad, lo que abre nuevas y mayores posibilidades y más elevadas exigencias que favorecen el desarrollo del escolar.

Llamar la atención del alumno durante la ciase, acerca de lo esencial, de lo más importante, puede resultar una ayuda valiosa para tomar notas de lo realmente necesario.

Los maestros y profesores, por lo general, utilizan algunas frases para llamar la atención de los alumnos y lograr una mayor concentración. Por ejemplo: fíjense bien, esto es muy importante, atiendan aquí; son muy utilizadas con ese propósito. Es muy útil que el alumno se familiarice con estas frases que implican un llamado de atención para favorecer la comprensión e indicar lo principal. También, los cambios en el tono de voz, la reiteración de las ideas fundamentales, destacar en la pizarra alguna información importante, puede ser de gran ayuda.

Referente a la comprensión del contenido de enseñanza y a la posibilidad de tomar notas, resulta importante recordar que durante la clase el alumno requiere muchas veces de aclaraciones para procesar la información que recibe.

Se debe estar atento a las inquietudes y requerimientos de los escolares y no postergarlos para el final de la clase u otro momento en que no sea útil a los efectos de las notas que el alumno piense tomar. Es necesario asegurar la adecuada comunicación entre los alumnos y el profesor, que estos no se sientan cohibidos de preguntar.

Puede ayudar al alumno la referencia del profesor al epígrafe del libro 0 a la página donde aparece el contenido que se está explicando y de los cuales quiere llamar la atención del alumno.

También favorece la comprensión y, en particular la toma de notas, el lenguaje claro y preciso del maestro durante la clase, lo cual ayuda al procesamiento de la información por parte del alumno.

Es importante que el alumno adquiera y pueda utilizar el lenguaje propio de la asignatura cuando toma las notas en la clase, esto facilita su comunicación, hace más precisa su expresión y lo ayuda a relacionar mejor sus notas con el contenido del libro de texto y otros materiales de apoyo.

Por lo general contribuye a una mayor rapidez en la toma de notas la utilización de abreviaturas y signos que ayuden a economizar el tiempo de escribir una palabra completa. Esto puede ser efectivo siempre y cuando el alumno logre establecer su propio sistema de signos que le permita interpretar posteriormente lo escrito.

En general, para el desarrollo de una clase exitosa y, en particular a los efectos de tomar notas de clase, resulta favorable que el alumno no llegue a la clase con la mente ajena a lo que se va a tratar.

 

La preparación del alumno para enfrentar el nuevo contenido de estudio puede resultar de valor. Así, cuando se trata de un nuevo contenido es efectivo, antes de la clase, el recordatorio de los conocimientos antecedentes, el planteamiento de una situación problémica cuya solución esté relacionada con el contenido de la clase siguiente, la lectura previa de un epígrafe del libro, la búsqueda de una información relacionada con el nuevo conocimiento que deberá adquirir. Múltiples ideas en este sentido han sido puestas en práctica con resultados favorables en cuanto a la preparación precia del alumno, a despertar su interés, a motivarlo para enfrentarse con el nuevo conocimiento que debe adquirir.

Cuando el alumno está tomando notas, a veces no le es posible expresar una idea completa, le falta parte de la información o no llega a comprender, En estos es preferible recomendarle que deje el espacio en blanco, que anote solo alguna palabra clave que le ayude a orientarse y que posteriormente complete la información con la ayuda del libro de texto o consulte al profesor, Escribir algo que no tenga sentido o que pueda confundir es más dañino que dejar el espacio en blanco y luego completarlo.

En relación con las-notas de clases hemos tenido alumnos que intentan pasarlas en limpio, y aunque esto no es muy común encontrarlo, no es recomendable perder tiempo en ello. Sin embargo, sí es muy conveniente trabajar con las notas de clase, pero con otro objetivo que posteriormente se abordará. Resulta necesario agregar que tomar notas desorganizadas no ayuda a su utilización durante el estudio, por eso se debe insistir en reflejar los títulos, subtítulos, palabras claves, dejar el espacio cuando no puede anotarse la idea, escribir con claridad, entre otras recomendaciones.

Finalmente hay que insistir en que las notas de clase constituyen un material de carácter personal, donde se reflejan las ideas, la apreciación de la persona que las realizó. Por esta razón no es recomendable copiar las notas de clase de otros compañeros para estudiar por ellas, es de mayor confiabilidad y más útil estudiar individualmente el contenido correspondiente por el libro de texto y otros materiales de consulta, acudir al maestro v profesor para aclarar las dudas que existan, buscar orientación de apoyo y redactar personalmente sus propias notas.

 

¿Puede ser efectivo o no, tomar notas de clase?

Diferentes criterios se han vertido alrededor de la efectividad o no de la toma de notas de clases y variadas investigaciones se han realizado al respecto.

Existen diferentes razones que es interesante analizar en cuanto a las ventajas que puede ofrecer el tomar notas de clase. Entre otras, podemos señalar que las notas constituyen una forma externa de almacenaje de información que puede ser de utilidad para el estudio; el hecho de tomar notas puede incrementar la atención del estudiante, tanto durante la clase como durante el estudio, exigir el procesamiento ágil de la información que recibe y adiestrase a captar lo esencial, cuestión de suma importancia en la actividad de estudiar.

Investigaciones realizadas muestran que las personas que se habitúan a tomar notas de clase recuerdan más que los que no las toman, y que además existe una estrecha relación entre lo que recuerdan y las ideas que aparecen en las notas tomadas.

Lo antes planteado guarda relación con el hecho de que al tomar notas el estudiante debe prestar mayor atención al desarrollar una serie de procedimientos diferentes a cuando presta simplemente atención y no procesa la información con vistas a plasmarla en una nota.

Además; si el hecho de tomar notas obliga a organizar y estructurar el contenido que se va presentando en la clase o en la conferencia, esto directamente promueve la repetición de las partes más importantes que deben ser aprendidas por el estudiante.

Al realizar diferentes experimentos se constató que las personas que toman notas son capaces de repetir muchas y más importantes ideas que las personas que no las toman. Estas últimas, repetían un número similar de ideas tanto de mayor como de menor importancia.

Entre los resultados de dicho experimento se sugiere que la toma de notas mejora la organización del procesamiento de la información.

En otro experimento realizado fue comparada la repetición de las ideas entre los estudiantes más aventajados y menos aventajados. Los primeros podían repetir en mayor cantidad las ideas más importantes, y no difieren de los menos aventajados en la repetición de las ideas menos importantes.

Para ambos tipos de estudiantes el contenido de la repetición estaba estrechamente vinculado con el contenido de las notas tomadas.

Se concluía que en este resultado la diferencia estaba dada por los diversos  actores que incidieron durante la toma de notas, en la cual los estudiantes más aventajados tenían mayores posibilidades de lograr un mejor proceso de integración de la información, a lo cual se añadía la posibilidad de una mejor selección de las ideas esenciales. Los estudiantes más aventajados pueden estar más capacitados para manejar la información densa, atender, organizar las ideas y tomar notas; además, pueden estar más adiestrados en el reconocimiento de las palabras que emplea el profesor para llamar la atención acerca de algo importante.

Precisamente, la mayor ejercitación, el estudio sistemático realizado correctamente, tienen relación directa con el desarrollo alcanzado por el escolar, con las posibilidades de obtener mayor éxito.

El tratamiento a les estudiantes que menos habilidades han desarrollado en esta dirección, debe ser motivo de atención del maestro o profesor, pues es posible mejorar la preparación del alumno para tomar notas de clases.

Naturalmente, la efectividad de tomar notas está relacionada con la comprensión del contenido de la lección, si el estudiante no comprende el contenido de estudio, la toma de notas perderá la efectividad, pues se convierte en un almacenaje de palabras que no tienen sentido para el alumno. En la medida en que los alumnos sean capaces de comprender el contenido que es motivo de la clase, recepcionar las ideas esenciales, organizar mentalmente el material, parafrasear, la toma de notas será cada vez más efectiva.

Tomar notas por tomarlas no tiene sentido y estas pierden efectividad. En ocasiones se ve a alumnos desesperados escribiendo todo lo que dice el profesor, sin ocuparse de entender, de discriminar lo importante, con la idea de que después procesarán la información, y con la gran probabilidad de que cuando traten de procesarla tampoco comprendan nada.

Otros estudios realizados demuestran el efecto de la toma de notas y el repaso en el aprendizaje. En este sentido se ha comprobado que aquellos estudiantes que revisan sus notas de clase y que las repasan responden mejor que aquellos que no vuelven a trabajar con las notas de clase. La mayor o menor efectividad de la toma de notas está en relación con la utilización posterior de las notas por el alumno.

Otros estudios realizados en este sentido corroboran que pasado unos días, el alumno que revisa de nuevo las notas de clase eleva la retención, es decir, incrementa el recuerdo en comparación con aquel que toma las notas de clase y no vuelve nuevamente a repasarlas.

En la medida en que el alumno vuelva una, dos, las veces que sea necesario a trabajar en sus notas de clase, o las tomadas del libro, el recuerdo y la comprensión del material objeto de estudio pueden incrementarse favorablemente.

En conclusión, puede ser muy efectivo tomar notas de clase, siempre y cuando se tenga presente que estas no sean el resultado mecánico de plasmar en un papel lo que se escucha, y además, que la efectividad se incrementa cuando el alumno repasa las notas, trabaja con ellas y las completa.

 

 

Compiladora. MsC. Zulema Pérez Gómez