Tamaño letra:
Baner_energia

1. Un hombre común consume diariamente a través de los alimentos unas 3 000 kcal. ¿En qué se invierte esa energía?

 

Una parte importante de la energía consumida, alrededor de 1 800kcal, se emplea en el funcionamiento del organismo como tal. Aunque el hombre esté descansando necesita energía para: mantener la temperatura de su cuerpo (generalmente esta es superior a la del ambiente y por eso cierta cantidad se disipa al aire circundante), el funcionamiento de los pulmones, el funcionamiento del corazón y hacer circular la sangre, etc. La otra parte se necesita para la realización de diversas labores: hablar, mover distintas partes del cuerpo, caminar, saltar, realizar diversas labores, etc. Un atleta requiere mayor cantidad de energía que un hombre común, unas 5 000kcal. Debe resaltarse que el hombre, como otros sistemas analizados anteriormente, tampoco es capaz de transformar toda la energía puesta en juego en energía útil. Al realizar esfuerzos mecánicos (levantar pesos, arrastrar cargas, correr, etc.), logra transformar en energía útil menos del 25%.

2. En la vida, comúnmente se emplean vocablos como: gasto de energía y producción de energía. Valora, a la luz de la Ley de Conservación de la Energía, si están utilizados rigurosamente.

Estos vocablos no son utilizados rigurosamente. Cuando se habla de producción de energía, en realidad lo que se tiene en cuenta es la transformación de energía de formas menos aprovechables a otras más aprovechable.

Cuando nos referimos al gasto de energía lo hacemos para significar que la energía directamente aprovechable se ha transformado en  formas menos aprovechables. Por ejemplo, durante el funcionamiento de un auto, la energía del combustible empleada en elevarla temperatura de las piezas del motor, del aire circundante, de las bandas de freno, y en poner en movimiento el aire, no ha desaparecido, no se ha gastado, pero difícilmente pueda ser aprovechada. En estos casos se dice que la energía se degrada (ha perdido su calidad, su utilidad)